medicamentos para ovular y quedar embarazada

Tratamiento hormonal para la fertilidad

El 30-40% de las mujeres que no consiguen quedarse embarazas tienen este problema por razones hormonales. Un tratamiento hormonal hace posible en ese caso la fecundación sin tener que pasar por el quirófano.

Es recomendable llevar a cabo de forma paralela al tratamiento hormonal el monitoreo del ciclo menstrual para determinar los días fértiles y así calcular el mejor momento para tener relaciones sexuales o llevar a cabo una inseminación artificial con la garantia de una buena producción de óvulos. El tratamiento hormonal, pues, es una de las primeras salidas cuando hay problemas para conseguir el embarazo.

Objetivos del tratamiento hormonal

El tratamiento hormonal se utiliza en  tres fases del ciclo menstrual, para asegurar una ovulación con éxito:

  • Estabilización del ciclo menstrual: El tratamiento hormonal puede ser utilizado para estabilizar el equilibrio del ciclomenstrual. Es adecuado en caso de padecer el síndrome de ovario poliquístico, la insuficiencia de cuerpo lúteo o cuerpo amarillo (pues provoca un descenso de la concentración de progesterona en el plasma sanguíneo) y en muchos otros trastornos hormonales que interfieren en la fertilidad.
  • La estimulación de la maduración del óvulo: Un punto común de casi todos los tratamientos de fertilidad y entre ellos el tratamiento hormonal es la estimulación ovárica, es decir, la estimulación de la maduración del óvulo. El compuesto hormonal más conocido de este tratamiento que se usa con este fin es de clomifeno. Sin embargo, la hormona folículo-estimulante (FSH) y la gonadotropina menopáusica humana (HMG) también se utilizan. Luego, el médico comprueba en intervalos cortos, el desarrollo de los óvulos a través de la monitorización del ciclo.
  • Activación de la ovulación: Debido a la administración de distintas hormonas la ovulación se activa para un momento determinado. En este tratamiento hormonal se usan para inducir la ovulación, tales como la gonadotropina coriónica humana (HCG). Sin embargo también se utilizan hormonas para retrasar la ovulación, para prevenir una ovulación prematura y así obtener una mayor fiabilidad de planificación. Especialmente con los métodos de inseminación artificial a menudo no se deja que la naturaleza siga su curso sino que se aumentan las posibilidades de éxito del tratamiento cuando el ginecólogo conoce con exactitud el mejor momento para la inseminación o la recogida de óvulos para una fertilización in vitro.

Desarrollo del tratamiento hormonal

Antes de iniciar la tratamiento hormonal el médico debe examinar a fondo  la mujer. El tratamiento hormonal empieza, normalmente, el tercer día después de la aparición de la menstruación. La administración de las hormonas puede ser en forma de pastillas o inyecciones. Regularmente el ginecólogo supervisará la maduración del óvulo a través del monitoreo del ciclo y con la ecografía podrá determinar el momento preciso de la ovulación. O bien puede esperarse hasta la ovulación, que puede deretminar la mujer sola, o con el médico con la ayuda de métodos naturales o con un test de ovulación. Otra opción es el tratamiento hormonal mediante el que el ginecólogo administra las hormonas para provocar la ovulación y así conseguir que el óvulo llegue al tamaño adecuado. En ambos casos, un pareja debe consultar y valorar las opciones y ante las dudas recurrir a un médico.

El tratamiento hormonal como parte de la inseminación artificial

Incluso en la inseminación artificial en la mayoría de los casos se lleva a cabo el tratamiento hormonal. El objetivo es aumentar de forma significativa las posibilidades de éxito consiguendo más óvulos fertilizados a través de una estimulación hormonal, y una planificación más exacta a través del control de la fecha de la ovulación. Esto aumenta las posibilidades de éxito tanto en la inseminación como en una fecundación in vitro. Así, con un tratamiento hormonal previo, en una inseminación hay más óvulos disponibles para ser fecundados con una inyección de esperma. En la fecundación in vitro se pueden recoger más óvulos de la mujer, de esta forma habrá más opciones de realizar la fecundación de forma externa para introducirlos luego en el cuerpo. Aunque hay un límite por ley, de cantidad de óvulos fecundados, tres, la posibilidad de ganar tres óvulo sanos aumenta, naturalmente, siguiendo un tratamiento hormonal.

tratamiento para quedar embarazada rapido

Riesgos del tratamiento hormonal

  • Uno de los efectos secundarios más temidos del tratamiento hormonal es el llamado síndrome hiperestimulación ovárico. Como se estimulan los ovarios y se generan muchos folículos grandes, cosa que puede conducir a la formación de quistes.
  • La probabilidad de embarazos múltiples es cada vez mayor debido a la fuerte estimulación que provoca el tratamiento hormornal..
  • Además del síndrome de hiperestimulación ovárico, si se tomas suplementos, como el clomifeno, se pueden padecer los síntomas típicos de la menopausia como los sofocos, dolores de cabeza o depresión.
  • Además, otros órganos como el útero son afectados negativamente por el efecto del tratamiento hormonal, de manera que hay algunos cambios en el moco cervical. Los espermatozoides no pueden penetrar, o no es posible la implantación del embrión.

Las posibilidades de éxito del tratamiento hormonal

Con un tratamiento hormonal sin inseminación artificial una de cada tres mujeres quedan embarazadas. La probabilidad de éxito, sin embargo, depende del tipo de trastorno hormonal que padezca cada mujer.

Más información

Puedes encontrar más información sobre el camino natural y “el asistido” para quedar embarazada, en nuestras secciones Quedar embarazada y Reproducción asistida. Sobre las causas de la infertilidad y cómo actuar en las distintas situaciones puedes informarte en la sección Infertilidad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *