el metodo billings como funciona

El método Billings

El método del moco cervical o método Billings se basa en la observación del moco cervical para determinar los días fértiles de una mujer. Encuentra en este artículo cómo funciona exactamente el método y cómo es de fiable.

El método Billings o método del moco cervical es un método de planificación familiar natural (PFN). Puede ser utilizado para determinar la fecha de la ovulación así como para limitar y determinar así el mejor momento para la fertilización. Lleva el nombre de los médicos que estudiaron y desarrollaron esta técnica, basandose en la observación del moco cervical, una secreción de las glándulas mucosas del cuello del útero que cambia con el curso del ciclo menstrual de la mujer.

¿Cómo funciona el método Billings?

El doctor Billings encontró que la producción de moco cervical en el cuello del útero estaba directamente relacionado con los cambios hormonales que se producían durante el ciclo menstrual. La distribución de las hormonas sexuales estrógeno y progesterona tienen un impacto directo sobre el moco cervical, lo que cambia durante el ciclo, no sólo en el color y tamaño, sino también en la consistencia. El método Billings se utiliza para dar una estimación precisa de la fecha de la ovulación, pero tras una comprobación diaria del moco cervical durante varios meses. Se procede comprobando la mucosidad a la mañana, ya sea con los dedos o entre dos capas de papel higiénico. Las características y los cambios en el moco cervical se registran en un gráfico de forma que se puedan interpretar después de un período de tiempo de seguimiento de la ovulación.

¿Cómo cambia el moco cervical?

El método Billings distingue cinco fases, en el que se pueden distinguir principalmente entre dos tipos de moco cervical.

  • Fase 1: Inmediatamente después de la menstruación, el nivel de estrógenos de las mujeres es todavía muy bajo y la producción de moco es muy baja. El moco cervical es, en esta etapa, muy sólido, compacto, en la entrada del útero para evitar la penetración de los gérmenes en él. La vagina en este período se ha secado, por lo que esta fase se conoce como “días secos”.
  • Fase 2: Un poco antes de la ovulación los niveles de estrógeno aumentan y el moco cervical cambia su consistencia. También en la vagina puede encontrarse un moco viscoso y turbio, amarillo o blanco y pegajoso. Debido a la naturaleza relativamente consistente, el moco cervical todavía representa una barrera natural para los espermatozoides y evita o dificulta su penetración en la matriz, siempre y cuando el óvulo no está aún maduro para la fertilización. De hecho, el método Billings fue concebido como una guía de fertilidad de las mújeres según el estado de este fluido viscoso.
  • Fase 3: Inmediatamente antes y después de la ovulación, los niveles de estrógeno en las mujeres es más alto. En este momento se da el momento más álgido de producción de moco cervical, por lo que se conoce esta fase como “los días húmedos”. El moco es ahora mucho más brillante, claro y elástico. Su consistencia recuerda clara de huevo cruda y alargandolo entre los dedos o entre papel higiénico puede llegar a estirarse hasta 6-15 centímetros de largo. La fase tiene una duración de 2 a 3 días y indica que se produce la ovulación. Dado que el esperma penetra sólo este tipo de moco cervical, es aconsejable que las parejas desean tener hijos realicen la relación sexual sin protección. A través de la mucosidad, los espermatozoides también están más protegidos de la acidez vaginal y pueden sobrevivir de 3 a 5 días dentro del cuerpo de la mujer. La probabilidad de fertilización aumenta considerablemente.
  • Fase 4: A los pocos días después de la ovulación, el cuerpo femenino padece un aumento de progesterona en lugar de estrógeno. Como resultado, hay menos moco cervical y es más duro, mucho más turbio y con grumos. Las condiciones para la penetración de los espermatozoides y la fecundación son cada vez más difíciles y el embarazo se vuelve más improbable.
  • Fase 5: En la fase premenstrual, la producción de moco cervical se reduce aún más y el cuerpo se prepara para la menstruación.

Para que el método del moco cervical tenga sentido debe realizarse un seguimiento regular y continuo de la condición de la mucosa, incluso los pequeños cambios pueden significar variaciones importantes, y así evaluar el propio cuerpo es muy más preciso.

Confianza del método Billings

La mucosa de la mujer depende de muchos factores. Así, el estrés psicológico, las infecciones bacterianas o la utilización y la influencia de ciertos medicamentos, tales como pomadas o supositorios que se insertan directamente en la vagina, pueden alterar la calidad y la cantidad del moco cervical. Además, sus propiedades están sujetas a las fluctuaciones hormonales en gran medida, lo que puede hacer difícil una evaluación fiable con el método Billings. Por otra parte, el consumo y los hábitos alimenticios afectan también en la producción y la naturaleza del moco cervical de la mujer.

Debes tener igualmente en cuenta que las características descritas pueden tener grados de intensidad distintos en cada mujer. Precisamente por esta razón, una observación continua del cuerpo y los cambios del moco cervical son tan importantes para su aplicación. El método Billings, pues, no es conveniente para todas las mujeres, porque los cambios en el moco cervical durante el ciclo son tan bajos en algunas que no se aprecian a simple vista.

El método Billings se puede utilizar además de determinar la fecha de la como un método anticonceptivo natural. Sin embargo, el método sólo se aplica como anticonceptivo de forma poco fiable. Para ambas áreas de aplicación, por tanto, se aconseja una combinación del método Billings con el método de la temperatura basal, método que se llama sintotérmico.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *