deportes más adecuados para los niños

Los deportes más adecuados para los niños

Practicar deporte es beneficioso en todas las edades, pero aún más para los niños, ya que les permite desarrollar al máximo sus habilidades motoras. Además, si se trata de deportes en equipo mejor aún, ya que pondrá a prueba sus competencias sociales y aprenderá la importancia de la cooperación. Sin embargo, todos los deportes no son válidos para los pequeños. Hay algunos que potencian un desarrollo desigual de algunos grupos musculares y sería mejor evitarlos, al menos durante los primeros años.

2 a 5 años

Los niños pequeños y los que están en edad preescolar están empezando a dominar muchos movimientos básicos y aún no tienen las habilidades necesarias para practicar los deportes que demandan una coordinación mayor. Sin embargo, eso no significa que no debas estimularlos en el plano motor, todo lo contrario, a estas edades se recomienda potenciar aquellos juegos que impliquen correr, lanzar objetos y la natación. En este sentido, se debe aclarar que el principal objetivo de la natación es lograr que los niños se sientan a gusto en el agua, más adelante aprenderán las técnicas.

6 a 9 años

Conforme los niños crecen, su campo visual se expande y su control motor mejora, por lo que ha llegado el momento de practicar deportes en serio. Además, a estas edades también han alcanzado un desarrollo cognitivo suficiente como para comprender las órdenes y memorizar las reglas y pasos que demandan algunas actividades deportivas. Esto amplía considerablemente el abanico de deportes que pueden practicar, desde el béisbol hasta el fútbol, sin olvidar la gimnasia, el tenis y las artes marciales. No obstante, se recomienda que los entrenamientos que demandan fuerza comiencen a partir de los 7 u 8 años.

deportes de contacto para niños

Un paréntesis para los deportes de contacto

En el caso de los deportes de contacto, como el boxeo, el rugby, el taekwondo y las artes marciales, es importante que tengas en cuenta la madurez y el tamaño del niño. Recuerda que en estos deportes se suelen producir lesiones que pueden llegar a ser graves y a tener repercusiones sobre su calidad de vida, sobre todo durante esta fase del desarrollo.

Algunos padres inscriben a su hijo en este tipo de deportes porque creen que así aprenderá a defenderse y desarrollará más confianza en sí mismo. Sin embargo, antes de dar ese paso, existen algunas preguntas que debes responderte: ¿Estás seguro de que los deportes que demandan más agresividad son apropiados y beneficiosos para su desarrollo? ¿Crees que los disfrutará? ¿Qué beneficios en el plano emocional podrían reportarle?

Algunos puntos que no debes pasar por alto

En sentido general, recuerda que cada niño es diferente y lo más importante es que no viva la actividad deportiva como algo impuesto, porque podría desarrollar una actitud negativa hacia el ejercicio físico que le acompañe durante toda la vida. Es importante que el niño disfrute del deporte y se sienta motivado a practicarlo.

Por otra parte, la hora del deporte no es ese momento en el que los padres desconectan del niño. Si lo inscribes en un curso deportivo debes mantenerte al tanto de su desempeño, no desde el punto de vista competitivo sino de su seguridad, tanto física como emocional.

La alimentación variada y equilibrada es un imprescindible de cualquier deporte.

Valora el estilo de entrenamiento que asume el entrenador. ¿Se trata de una persona que premia el esfuerzo o, al contrario, parece un militar en un campo de entrenamiento cuyo único objetivo es ganarle al rival? Recuerda que la actitud que asuma el entrenador es esencial para que el niño se sienta bien y disfrute con el deporte.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar