como ayudar a mi bebe a caminar solo

Cómo ayudar a mi bebe a caminar solo

Aprender a andar

Aprender a andar es un gran paso para tu bebé. Los bebés son muy distintos así que algunos empiezan antes que otros. No debes preocuparte, en su momento empezará, va a aprender a andar a su ritmo.

Aquí te contamos cómo y cuándo empiezan a andar los bebés, lo que puedes hacer para ayudarle y lo que debes evitar.

Los primeros pasos del bebé

Algunos expertos afirman que el andar del bebé es genético. Si sus padres caminaron en una edad temprana, el bebé también lo hará. Lo mismo ocurrirá si hubo algún retraso. Aparte de eso, la edad en que tu pequeño da sus primeros pasos puede estar relacionada con el físico del bebé, con su peso, su estatura o si tiene algún problema o algún trastorno, si hace ejercicios, si recibe o no estímulos en este sentido. Todo depende también de su entorno.

Preparación para los primeros pasos

Una vez que su bebé ha aprendido a sentarse, a gatear y a arrastrarse,  se desarrolla aproximadamente en la edad de los diez meses, de manera lenta pero segura, la necesidad de levantarse. Quiere ponerse de pié y andar sobre sus dos piernecitas.

Al principio el bebé se agarra a los muebles y otros objetos para mantenerse de pie. Está experimentando un gran paso adelante en su desarrollo y día a día tiene más seguridad y estabilidad con los pies. Muy pronto va a empezar a dejar de sujetarse hasta que finalmente podrá ponerse de pie sin ayuda.

Entonces no faltará mucho para que intente dar los primeros pasos. Luego necesitará quizá tu mano o seguir el borde del sofá.

Seguridad en los primeros pasos

El bebé necesita moverse con seguridad por casa para atreverse a dar los primeros pasos. Por ello, es sumamente necesario que mantengan al bebé siempre en un ambiente protegido y con seguridad. Eso quiere decir que el bebé debe moverse en un ambiente seguro, donde no haya objetos puntiagudos, ni esquinas sin protección, y libre de riesgos como los enchufes de electricidad expuestos. Que sea un ambiente tranquilo, limpio, y con mucho espacio libre.

Los primeros pasos solito

Sin ayuda, la mayoría de los niños dan los primeros pasos solitos alrededor de los 13 meses. Al principio, claro está, todavía se tambalea un poco. Si este no es el caso de tu bebé, no te preocupes, algunos bebés necesitan más tiempo para empezar a andar. Por regla general a los 18 meses todos los bebés han aprendido a andar, si a esa edad aún no lo hace, deberías consultar a un pediatra para que te dé la orientación necesaria, o que descarte algún problema en este sentido.

Así puedes ayudar a tu bebé a dar sus primeros pasos

En general el bebé no te necesita para dar sus primeros pasos. Ayúdale cuando te lo pida. Los padres demasiado ambiciosos podrían causar algún daño físico, a la formación temprana del bebé. Igualmente son controvertidas las opiniones en relación a los andadores o correpasillos.

Sin embargo, hay algunas cosas que puedes hacer para ayudar al bebé a aprender indirectamente a dar sus primeros pasos:

  • Flexión de las rodillas: Cuando el bebé aprende a ponerse de pie, le puedes ayudar a saber cómo volver a sentarse con el culito en el suelo. Si no lo consigue y empieza a llorar y a gritar, mejor no lo cojas en brazos. Es mejor que le enseñes cómo puede doblar las rodillas y sentarse sin caerse hacia delante.
  • Dejar el camino libre: Para que tu hijo tenga las condiciones óptimas para desarrollar su capacidad de dar sus primeros pasos, debes evitar que pueda tropezarse con cables y alfombras en medio del camino. Las esquinas y los bordes son especialmente peligrosos Si lo tienes bajo control y seguro no tendrás que vigilar constantemente su cabeza.
  • Motivación: La motivación verbal es muy importante para dar los primeros pasos. Muéstrale tu apoyo y tranquilízale durante todo el proceso en caso de que algo salga mal. Ayúdalo a continuar, pero no ante cualquier dificultad, pues algunas también le permitirán desarrollar nuevas habilidades . Muéstrate orgullosa cuando hace algo de forma independiente, esto fortalece la confianza en sí mismo. Lo mejor es que te limites a prestarle asistencia. Ayuda a levantar a tu hijo cuando se caiga, y anímale a seguir adelante.
  • Descalzo: Lo mejor es que tu hijo aprenda a andar descalzo. Así tiene una sensación nueva y positiva en los pies y potencia su tracción. Si el suelo es demasiado frío, ponle unos calcetines antideslizantes. El bebé debe usar zapatos solo cuando ande de verdad y quieras salir a la calle con él.

El impulso de querer dar los primeros pasos se desarrolla en el bebé por sí solo. No necesitas hacer mucho. Disfruta de esta fase tan feliz viendo como aprende poco a poco y se convierte en una personita más independiente.

¿Los andadores son útiles?

Los fabricantes recomiendan por supuesto el uso de sus andadores, los llamados caminadores, correpasillos o taca-tacas. Pero las opiniones al respecto son muy variadas: ¿son recomendables los andadores?

Por supuesto que quieres ayudar al bebé cuando a los 10 meses empieza a ponerse de pie y a agarrarse a las mesitas y los muebles.

La pregunta es ¿cómo puedes favorecer este aprendizaje de forma adecuada?, ¿los andadores o correpasillos son adecuados?.

Aquí te contamos los peligros del uso de andadores y lo que debes tener en cuenta al buscar uno para tu bebé.

Influencia de los andadores en el desarrollo físico

Hay evidencias de que los andadores no logran el objetivo deseado, es decir, favorecer el desarrollo motor de tu hijo. Por el contrario, este desarrollo es inhibida por los juguetes pues tu hijo no se puede desarrollar de forma natural. En casos severos, el uso de andadores puede provocar problemas de espalda, de las piernas o deformidades en los pies y el acortamiento de los músculos.

Aumento del riesgo de accidentes con los andadores

Algunos expertos advierten sobre el uso de andadores para bebés. Afirman que son peligrosos porque hacen que los padres dejen al bebé sin control.

En un andador el bebé se mueve muy libremente, puede golpearse con facilidad y caerse por las escaleras. Cada año un número importante de bebés tienen accidentes en andadores y correpasillos. 

Las escaldaduras y los envenenamientos también son más habituales pues los niños, desde los andadores, tienen un mayor alcance. Esto les permite llegar a los vasos o copas de líquidos, los productos químicos o los cigarrillos.

Alternativas a los andadores

Las opiniones de los expertos dejan en claro que debemos prescindir de los juguetes y complementos para andar. Si tu bebé tiene un andador y quieres que lo use, ten en cuenta el siguiente consejo: No pongas a tu hijo durante más de un cuarto de hora cada día en el andador, y no lo dejes fuera de la vista.

Sin embargo, hay alternativas a los andadores, tales como los cochecitos que se empujan. Son carritos del tamaño del niño que permiten almacenar juguetes o muñecos y el bebé puede empujarlo por su barra de sujeción. Estos cochecitos no son perjudiciales para su cuerpo, aunque existe igualmente un mayor riesgo de accidentes con su uso.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar