Los principales síntomas de la menopausia

¿Cómo lidiar con las alergias primaverales durante el embarazo?

5 consejos para evitar los problemas de la alergia primaveral

Con la llegada de la primavera también llegan síntomas tan molestos como los ojos llorosos, los estornudos y la nariz tapada. Es probable que no sea la primera vez que te ocurre pero si estás embarazada quizá te preguntes si puedes seguir tomando los mismos medicamentos o si la alergia puede afectar a tu bebé.

Los síntomas de la alergia durante la gestación: ¿Qué puede pasar?

No existen estudios completos sobre la evolución de las alergias durante el embarazo pero las investigaciones epidemiológicas indican que un tercio de las mujeres que padecen asma antes de la gestación sufrirán síntomas más intensos mientras que otro tercio notará una mejora. Los especialistas afirman que podría suceder algo similar con los síntomas de la alergia, aunque también indican que es probable que tu percepción varíe, por lo que si la alergia te ataca en el último trimestre quizá notes que los síntomas son más intensos pues se suman a las molestias típicas de esta etapa.

No obstante, la alergia no afecta al bebé, a menos que sufras una reacción grave, en cuyo caso podría producirse sufrimiento fetal. Por eso se recomienda que las embarazadas que sufran alergia realicen visitas de seguimiento que les permitan mantener los síntomas bajo control.

Consejos para evitar los problemas de la alergia primaveral

  1. Mantente atenta al recuento de pólenes. Si ya sabes a qué tipos de pólenes eres alérgica, es conveniente que conozcas cuál es el periodo más complicado, normalmente durante la floración de la planta, y te mantengas atenta al recuento de pólenes en el aire. Así podrás extremar las precauciones los días más complicados y evitar exponerte innecesariamente a los agentes alergénos. 
  2. Coloca humidificadores en casa. Lo ideal es que mantengas un nivel de humedad ambiental de entre el 40-60% ya que en los ambientes demasiado húmedos suelen proliferar ácaros y hongos, pero debes tener en cuenta que una sequedad excesiva suele empeorar la rinitis alérgica. Los humidificadores de vapor caliente son perfectos ya que garantizan la eliminación de los microorganismos, pero si solo tienes problemas con el polen también puedes utilizar los humidificadores de vapor frío.
  3. Mantente alejada del humo del tabaco. No se trata simplemente de no fumar sino de mantenerte alejada del humo de los cigarrillos ya que este debilita las mucosas nasales y bronquiales, lo cual facilita la entrada del polen y, por consiguiente, empeora los síntomas de la alergia.
  4. Elige las salidas al aire libre inteligentemente. No se trata de recluirte dentro de casa pero es conveniente que limites los paseos al aire libre, especialmente los días muy secos y con viento ya que la concentración de polen suele ser mayor. Tampoco es conveniente que salgas mientras llueve ya que el polen vuelve a circular. Si tienes que salir en estas condiciones, lo ideal es que uses una mascarilla que te cubra nariz y boca.
  5. Asegúrate de que el filtro antipolen del coche está limpio. Cuando vayas en el coche, es conveniente que lleves las ventanillas cerradas y que el sistema de ventilación cuente con un filtro antipolen especial, que deberías cambiar cada año, preferentemente antes de que comience la primavera para asegurarte de que está limpio y funciona a la perfección.

¿Puedes tomar medicamentos?

Se recomienda usar los medicamentos con moderación durante el embarazo. De hecho, es conveniente comenzar un tratamiento con vacuna para la alergia en medio de la gestación, aunque si ya la estás utilizando sin problemas, es probable que no tengas que suspenderla.

Considera además que muchos de los fármacos que se utilizan para tratar los síntomas de la alergia no han sido objeto de estudios exhaustivos durante el embarazo, por lo que es conveniente evitarlos al menos durante las primeras 20 semanas, que es cuando se forman los órganos del bebé. En cualquier caso, los medicamentos que tienen un efecto local, como los intranasales, inhalados y cutáneos, son menos peligrosos.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar