Cómo elegir el mejor carrito para bebé en 2020

Cómo elegir una silla de paseo ligera: 5 consejos esenciales

¡Ha llegado el momento! Se acerca un nuevo miembro a la familia y toca echar un vistazo a sillas de paseo para poder salir con el bebé a la calle cada vez que apetezca. Ha llegado el momento, también, de que veas que hay opciones a rabiar, y de que te des cuenta de que no sabes cómo elegir una.

No tiene por qué ser un problema. Es más, con nosotros, se va a convertir en un paseo. Vamos a darte las recomendaciones, los consejos que necesitas para saber cómo elegir la mejor silla de paseo ligera. Si quieres lo mejor para ti y para tu bebe, tan solo sigue leyendo.

Los 5 consejos esenciales para comprar una buena silla de paseo ligera

Todo padre y toda madre se tienen que enfrentar alguna vez a eso de comprar una silla de paseo para sus hijos. No hay familia que no haya tenido una alguna vez, y es que son indispensables para poder ir con los pequeños a cualquier parte de forma tanto segura como cómoda.

¿Cómo elegir la mejor? Esa es una cuestión difícil si eres primerizo, pero aquí estamos para brindarte una mano amiga. Tras mucho ojear el mercado y, gracias a las recomendaciones de Sillas de Paseo Ligeras, aquí te dejamos unos consejos esenciales para dar con la silla de paseo ligera perfecta.

El peso de la silla

Este aspecto, junto con el siguiente, es algo casi fundamental para elegir la silla de paseo para bebés. De nada te sirve tener una silla ultraplegable y pensada para durar muchos años si pesa más que tu hijo. Hay modelos de 10 kilos que no recomendamos en absoluto.

Se llaman sillas de paseo ligeras por algo. Fáciles de transportar, mucho más manejables y sin obligarte a sacar músculo cuando quieras llevarlas en alguna bolsa de transporte. Recuerda que, a lo que pesa la silla, hay que sumar también lo que pesa el bebé. ¿Te imaginas tener que mover más de 20 kilos durante horas y horas?

¿Es plegable?

Vale, sí. Casi todas las sillas de paseo ligeras son plegables, pero nuestra pregunta no va solo por ahí. La clave de una buena silla para el bebé es que, para empezar, sea fácil de plegar y que, para terminar, al plegarse sea muy pequeña y fácil de transportar.

Lo decimos porque es algo que te puede facilitar mucho las cosas en el futuro. Piensa en una silla de paseo que quepa en el maletero y ocupe muy poco, o que se pueda subir a la bodega del avión al volar para no tener que facturarla. A la larga, agradecerás muchísimo buscar un modelo pequeño al plegarse.

Cuidado con los materiales de los que está hecha

Más adelante te explicaremos otras razones por las que son importantes los materiales, cuestiones de limpieza, ya imaginarás. Ahora, tenemos que hacer hincapié en el material de la silla de paseo ligera, pero más bien en su calidad y durabilidad.

Ten en cuenta que, si todo va bien, vais a salir mucho a pasear y esa silla va a “hacer muchos kilómetros” con el pequeño en ella. Ten en cuenta que, cuanto más baratas son, peores suelen ser los materiales de los que están hechas. No escatimes en gastos, porque si lo haces seguramente acabes comprando algo que dure un año como mucho.

rueda de aire de carrito para bebe

Peso máximo que soporta

La mayoría de las sillas de paseo ligeras que encontrarás en las tiendas soportarán un peso máximo de 15 kilos. Es una cantidad estándar, pero nuestro consejo es que busques modelos que vayan un poco más lejos.

Puedes encontrar algunas sillas ligeras que soportan hasta 17 o incluso 20 kilogramos. Ni que decir tiene que esto significa que podrás llevar a tus hijos en ella durante mucho más tiempo. Si tus peques no son amigos de andar mucho, podrías llevarlos hasta con 4 ó 5 años en estas sillas.

Mejor, que sea fácil de lavar

Piensa que los niños no solo van a estar sentados en la silla de paseo. Son pequeños, pegarán alguna que otra patada, pisarán partes de la silla y, por supuesto, comerán en ella y se pondrán perdidos más de una vez.

Es lo normal, todos hemos pasado por ahí. Por eso mismo, te conviene tener muy en cuenta la facilidad de limpieza de la silla. Vale que el tejido sea lavable, eso lo hace la mayoría. Lo más importante es que puedas sacarlo todo para meterlo en la lavadora y, de paso, que sea de colores oscuros. Así se disimula un poco más la suciedad.

En realidad, no es tan difícil, ¿verdad? Necesitarás algo de paciencia para encontrar el modelo que encaje con todo esto; pero, cuando des con él y lo compres, notarás desde el primer momento que era el adecuado.