infeccion de orina embarazo tratamiento

Alimentos recomendados para combatir la infección de orina

Causas, riesgos y remedios para la infección urinaria

Las mujeres son más propensas a padecer infecciones urinarias que los hombres, y durante el embarazo el riesgo aumenta aún más debido fundamentalmente a los cambios hormonales.

La mayoría de las infecciones de orina no son preocupantes, pero en algunos casos pueden representar un riesgo para la salud de la madre y el bebé.

¿Cuáles son las causas de las infecciones de orina durante el embarazo?

Durante el embarazo ocurren diferentes cambios hormonales que afectan el funcionamiento del organismo. El aumento de la progesterona relaja los músculos lisos, incluyendo los de los uréteres, por lo que el flujo de orina se ralentiza.

A esto se le suma que la progesterona también relaja los músculos de la vejiga, por lo que es más difícil vaciarla completamente. Como resultado, es probable que se produzca un poco de reflujo de la orina. Este escenario facilita la proliferación de las bacterias, y se ve favorecido por el cambio en el pH de la orina, que al volverse menos ácida y contener más glucosa, se convierte en un caldo de cultivo ideal para las bacterias.

Los riesgos de una infección de orina en la gestación

Lo más común es que las infecciones de orina causen cistitis, pero si no se tratan a tiempo pueden provocar pielonefritis, lo cual significa que la infección se extiende al torrente sanguíneo, una condición peligrosa tanto para la madre como para el bebé.

Una infección urinaria también aumenta el riesgo de tener un parto prematuro, y es más probable que se rompan las membranas del útero, llegando incluso a provocar la muerte del bebé. También aumenta el riesgo de que el pequeño nazca con bajo peso y anemia.

La sensación de dolor o ardor al orinar, la necesidad de ir al baño con más frecuencia de lo habitual y un mal olor en la orina suelen ser síntomas de una infección urinaria. No obstante, en muchos casos estas infecciones cursan sin síntomas, por lo que es importante que te hagas los análisis de orina que te indique tu médico.

5 alimentos para combatir las infecciones urinarias

Algunos alimentos pueden agravar los síntomas de las infecciones urinarias, por lo que sería mejor que evitaras su consumo. Tal es el caso del café, las especias, los alimentos picantes y los refrescos y alimentos con un alto contenido de azúcar. El problema es que los alimentos picantes y especiados irritan las vías urinarias, mientras que los productos con mucha azúcar facilitan la proliferación de las bacterias.

La buena noticia es que también existen alimentos que te pueden ayudar a combatir estas infecciones. Estos son algunos de ellos:

  • Agua. Durante el embarazo deberías beber unos 10 vasos de agua al día. El agua hará que la orina esté menos concentrada y te ayudará a ir al baño con más frecuencia.

  • Cítricos. En sentido general, todos los alimentos ricos en vitamina C son recomendables para combatir las infecciones ya que refuerzan tu respuesta inmunitaria. Además del pomelo, las naranjas y el limón, también puedes recurrir a las fresas, el kiwi y la guayaba.

  • Arándanos. Estos frutos tienen un potente efecto antibiótico, por lo que son ideales para combatir las infecciones. Se piensa que su acción sobre las infecciones urinarias se debe a su contenido de proantocianidinas, unos compuestos polifenólicos que les impiden a las bacterias adherirse a las vías urinarias.

  • Ajo. Se trata de un remedio muy eficaz para combatir las infecciones debido a su poder antibiótico. Además de incluirlo en tu dieta, puedes pelar dos ajos y machacarlos. Añádelos en una taza de agua tibia y déjalos reposar durante cinco minutos antes de beberlo.

  • Apio. Gracias a sus propiedades diuréticas y depurativas, el apio facilita que tu organismo expulse de manera natural las bacterias. También es muy útil para evitar que estas se propaguen a la vejiga o los riñones. Además, debido a su acción alcalinizante, equilibra el pH del organismo. Sin embargo, ten en cuenta que durante el embarazo no se recomienda consumir las semillas de apio.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar