10 consejos sobre la lactancia para madres primerizas

consejos sobre la lactancia para madres primerizas

¿Qué debes saber antes de enfrentar la lactancia materna?

En los últimos años se han llevado a cabo diferentes campañas en las que se ha resaltado la importancia de la lactancia materna. De hecho, hace poco un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Zúrich ha desvelado que la leche materna es un alimento insustituible ya que va cambiando para adaptarse al desarrollo del bebé.

Por ejemplo, durante el primer mes de lactancia esa leche está llena de anticuerpos que protegen al bebé pero a medida que su sistema inmunitario se va desarrollando, disminuye el porcentaje de anticuerpos. Por si fuera poco, se ha descubierto que la leche materna contiene más de 200 moléculas de azúcar diferentes, las cuales alimentan las bacterias que deben colonizar el intestino del bebé y que determinarán cuán saludable o enfermizo será en el futuro.

Video: ❤️ 10 Tips de Lactancia Materna para Mamás Primerizas ❤️

La lactancia materna también genera un vínculo emocional muy especial entre la madre y su bebé, transmitiéndole a este amor, seguridad y tranquilidad. Sin embargo, este acto no está exento de dificultades, de las que pocas personas hablan.

¿Qué debes saber antes de enfrentar la lactancia materna?

  1. Al principio dolerá. No te sorprendas si al inicio la lactancia resulta dolorosa. De hecho, la mayoría de las madres afirman que las dos primeras semanas son las más difíciles y pueden llegar a ser muy frustrantes, por lo que necesitas armarte de paciencia.
     
  2. La práctica es fundamental. Muchas madres abandonan la lactancia porque se desaniman. Sin embargo, se trata de ir adquiriendo práctica e ir probando diferentes trucos hasta que encuentres el que os resulte más cómodo. Puedes pedirle ayuda a otras madres con más experiencia o a las enfermeras.
     
  3. Supera la vergüenza de amamantar en público. Es normal que al principio sientas un poco de vergüenza, pero no es necesario esconderse para darle el pecho a tu bebé. Amamantar es un acto natural lleno de amor del que no debes avergonzarte.
     
  4. Crea un espacio para la lactancia. Destinar un espacio exclusivamente para la lactancia es una solución cómoda y practica. Podrás colocar un sillón en el que te sientas cómoda, el cojín de lactancia como apoyo, un equipo de música para relajarte y todo lo que necesites para sentirte a gusto mientras alimentas a tu bebé.
     
  5. Los alimentos influyen en el sabor de la leche. Ten en cuenta que los alimentos varían el sabor de la leche, por lo que tienes que cuidar tu dieta. Además de evitar el alcohol y la cafeína se recomienda limitar el consumo de alimentos picantes, cebolla, coliflor y cítricos.
     
  6. Mantente bien hidratada. Es probable que al inicio te cueste un poco, pero debes beber mucha agua ya que si no lo haces disminuirá la cantidad de leche. De hecho, no olvides que la leche materna contiene aproximadamente un 85% de agua.
     
  7. No temas usar pezoneras. Las pezoneras de lactancia actuales no son como las antiguas, por lo que puedes utilizarlas sin afectar la lactancia. De hecho, son muy útiles cuando el bebé es prematuro ya que le ayuda a succionar durante más tiempo. También son recomendables si tienes una lesión en el pecho ya que de esta manera facilitas la cicatrización sin comprometer la lactancia.
     
  8. Date masajes en el pecho. Los masajes suaves en los senos previenen la congestión mamaria. Solo debes presionar el pecho con las yemas de los dedos, y moverlas desde arriba hacia la areola haciendo pequeños círculos.
     
  9. No saltes las tomas nocturnas. Al inicio te puede dar un poco de pereza pero las tomas nocturnas son esenciales pues durante la noche aumentan los niveles de prolactina, la hormona que estimula la producción de la leche. Además, se ha demostrado que estas tomas disminuyen el riesgo de obstrucciones en el pecho y problemas infecciosos en la madre.
     
  10. Relájate. Pase lo que pase, intenta relajarte durante la lactancia porque si no lo logras le transmitirás ese estrés a tu bebé. Un estudio realizado en la Universidad de California descubrió que el cortisol se puede transmitir a través de la leche materna, haciendo que el bebé se mantenga más alerta y muestre conductas de miedo.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here