¿Cuánto pesará mi bebé?

¿Cuánto pesará mi bebé?

¿Cuánto pesará el bebé al nacer?

Una de las mayores preocupaciones de los padres de un recién nacido es su salud, que históricamente se ha asociado con el peso y el tamaño del bebé.

Es decir, antiguamente se pensaba que un bebé grande y rollizo era sinónimo de salud mientras que uno pequeño y delgado probablemente tenía problemas.

Hoy sabemos que en realidad no es así, ya que su peso al nacer está determinado por numerosos factores y su salud se valora a partir de otros indicadores que son mucho más fiables.

Los indicadores que determinan el peso del bebé

Por regla general, un bebé que ha llegado a las 40 semanas de gestación debe tener un peso que oscila entre los 2,5 y 3,5 kilos, con una talla promedio de 48 -55 centímetros. Sin embargo, no siempre es así y eso no significa que el bebé esté enfermo.

Entre los factores que inciden en el peso del pequeño al nacer encontramos:

  • La estatura de la madre. Como regla general, las madres que tienen una altura normal o que son altas tienen más espacio intrauterino para que el bebé pueda desarrollarse por lo que es más probable que este sea más grande y tenga un peso mayor. Al contrario, cuando la madre es pequeña, los bebés suelen ser más diminutos y tienen un peso menor.
  • El peso de la madre al inicio el embarazo. Las madres con un peso normal-alto al inicio de la gestación tienden a proporcionarle más nutrientes al feto y también suelen tener una mayor capacidad intrauterina, por lo que el bebé tiene mayores probabilidades de crecer y aumentar de peso. Por ejemplo, una madre que tiene un poco de sobrepeso a comienzos del embarazo y que luego solo haya aumentado 7 u 9 kilos puede tener un bebé sano de 3.400 gramos.
  • El incremento del peso de la madre durante el embarazo. Se ha demostrado que mientras más aumente de peso la madre durante el embarazo, mayores serán las probabilidades de que el bebé sea más grande. Por ejemplo, una mujer que aumente 16 kilos durante la gestación puede dar a luz a un bebé de 3.400 gramos.
  • El género del bebé. Según estudios natales y postnatales, las hembras son un poco más pequeñas y ligeras al nacer que los varones. No se trata de una regla que se cumple a rajatabla pero, como norma, los varones son ligeramente más grandes y tienen más peso.
  • La duración del período de gestación. Cuanto mayor sea el tiempo que el bebé pasa dentro del vientre materno, más se desarrollará. De hecho, no es extraño que los bebés prematuros tengan bajo peso y que los que nacen después de la semana 42 sean mucho más grandes y pesen más.
  • La alimentación de la madre durante el embarazo. Todos sabemos que la madre es la encargada de alimentar al bebé a través de la placenta. Por tanto, todo lo que coma, de una forma u otra, afectará al feto. Por eso se recomienda que durante el embarazo las mujeres refuercen su dieta diaria apostando por alimentos ricos en vitaminas y minerales ya que una parte de estos serán consumidos por el bebé para poder desarrollarse. Obviamente, cuando la alimentación no ha sido la más adecuada, el bebé puede nacer con bajo peso.
  • Los embarazos múltiples. Cuando un bebé debe compartir el útero con otro pequeño tiene menos espacio y nutrientes para desarrollarse, independientemente de la genética, la talla de la madre y la dieta que esta siga. Por eso, cuando existe un embarazo múltiple los recién nacidos suelen tener un peso y una talla por debajo del promedio, lo cual no significa que tengan un problema, muy pronto alcanzarán el ritmo de desarrollo normal.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *