Con qué frecuencia hay que bañar al bebé

¿Con qué frecuencia hay que bañar al bebé?

Cuándo bañar al bebé

El baño es una de las medidas de higiene personal más importantes del día pero cuando se trata de niños pequeños el tema se complica ya que existen diferentes opiniones. Algunos consideran que durante los primeros meses de vida no es necesario bañar al bebé todos los días mientras que otros afirman que un baño diario no le hará mal. ¿Quién tiene la razón?

Pros y contras de bañar al bebé todos los días

Hay padres que tienen la costumbre de bañar a su bebé todos los días y ni siquiera se han preguntado si se trata de un hábito saludable, lo hacen automáticamente. Sin embargo, las investigaciones más recientes indican que este hábito puede ser beneficioso pero también entraña algunos riesgos para la salud del bebé.

Según la Asociación Española de Pediatríabañar demasiado al bebé puede reducir el número de bacterias que se encuentran de forma natural en su piel y hacer que sea más susceptible a las infecciones cutáneas y a las agresiones del medio. De hecho, el uso de jabones y otros productos químicos puede causar irritación en la piel y aumenta el riesgo de que el pequeño sufra enfermedades como la dermatitis atópica.

Sin embargo, el baño diario no solo tiene consecuencias directas sobre la piel de los bebés, también incrementa el riesgo de sufrir infecciones urinarias, sobre todo en las niñas. Además, aumenta las probabilidades de padecer resfriados y otras enfermedades respiratorias. En los recién nacidos, cuando no se toman las medidas adecuadas, estar en contacto a diario con el agua retrasa el proceso de cicatrización del cordón umbilical y, si la zona se mantiene húmeda, aumentan las probabilidades de que ocurra una infección.

Por supuesto, el baño diario también tiene efectos positivos. Por ejemplo, mejora la higiene del bebé y favorece la limpieza de la piel y la sensación de frescura. También estimula la formación temprana del hábito de limpieza y, al tener un efecto relajante sobre el, fomenta un sueño más reparador y tranquilo. Además, durante el baño se establece una profunda conexión emocional entre los padres y su pequeño, que propicia la sensación de seguridad en el mismo.

Pros y contras de bañar al bebé todos los días

Lo ideal son 2 o 3 baños a la semana

Cada bebé es único, al igual que cada familia, por lo que la decisión de bañarlo a diario o no queda en manos de los padres. No obstante, debes tener en cuenta que los bebés no siempre necesitan un baño diario ya que no se ensucian como los niños mayores o los adultos. Los expertos apuntan que 2 o 3 baños a la semana son más que suficiente para mantener la higiene del bebé y, a la misma vez, evitar los riesgos que implican los baños diarios.

No obstante, independientemente de la frecuencia del baño, existen una serie de precauciones que no debes pasar por alto:

  1. Utiliza jabones o champús neutros, creados especialmente para bebés, que no modifiquen la acidez natural de su piel. De esta manera reducirás el riesgo de que sufra problemas cutáneos.
  2. Usa siempre agua tibia, cerciórate de que no esté demasiado caliente introduciendo el codo o la parte interior de la muñeca.
  3. Usa una bañera especial para bebés, así evitarás el riesgo de accidentes, sobre todo si no tienes mucha experiencia en estas lides. No olvides lavarla antes y después del baño.
  4. Evita frotar intensamente su piel, recuerda que esta es muy sensible y cualquier cosa puede afectarla.
  5. Ten a mano la toalla y la ropa del bebé, así evitarás que se resfríe.
  6. Seca con cuidado y minuciosidad cada uno de los pliegues de su piel, fundamentalmente debajo del mentón y en la zona del pañal.
  7. No recurras a talcos y colonias, sobre todo durante los primeros meses, ya que estos pueden provocar alergias.